Nuevas formas de abordar las enfermedades renales en paciente con diabetes mellitus tipo 2

Nuevas formas de abordar las enfermedades renales en paciente con diabetes mellitus tipo 2 ESTEFANIA ELISTA DEJA UN COMENTARIOEN NUEVAS FORMAS DE ABORDAR LAS ENFERMEDADES RENALES EN PACIENTE CON DIABETES MELLITUS TIPO 2 Las enfermedades renales son unas de las complicaciones más relevantes en persona

Las enfermedades renales son unas de las complicaciones más relevantes en personas que sufren de diabetes. Se sabe que la diabetes mellitus no solo altera la hiperglucemia, su afección se observa en diferentes estructuras como; ojos, nervios y los riñones.

Sin embargo, a medida que avanza la ciencia y los estudios, las evaluaciones se hacen más específicas. Se están haciendo grandes avances en la medicina para mejorar la calidad de vida con personas que presentan estas clases de enfermedades crónicas.

También te puede interesar Las plantas y el cáncer

¿Qué es la diabetes mellitus tipo 2?

Es una patología metabólica y endocrina que se asocia a diferentes grados de resistencia a la insulina en el tejido adiposo y muscular, se caracteriza por presentar un estado de hiperglicemia crónica, es decir mantener el azúcar alta en la sangre constantemente.

Sin embargo, la diabetes mellitus también puede ser el resultado de la difusión de las células Beta del páncreas; su clasificación se estandariza en cuatro categorías, tipo 1, tipo 2, diabetes gestacional y otras categorías.

¿En que consiste la enfermedad renal en personas con diabetes?

Conocida también con nefropatia diabética, esta enfermedad renal crónica es una patología secundaria que se puede presentar en pacientes diabéticos en la cual, se sufren modificaciones anatómicas y fisiológicas del riñón debido al estado de hiperglicemia producida por la diabetes.

Se sabe que esta enfermedad renal estaba caracterizada por la presencia de albumina en la orina y el declive progresivo de la función renal, todo esto avalado por lo observado a nivel microscópico.

Sin embargo, se ha venido observando en los últimos tiempos que algunas personas con diabetes presentaban una disminución en su función renal sin la excreción urinaria de albúmina, lo que dio lugar al concepto de enfermedad renal diabética.

En el desarrollo de esta patología secundaria influyen, la hipertensión glomerular, la hisquemia e hipoxia, cambios en la hemodinámica, el estrés oxidativo y la activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA).

Además se ha observado que la genética parece influir en el desarrollo de la nefropatia diabética lo que indica la intervención de genes que regulan la presión arterial y el riesgo cardiovascular. Rodriquez- perez (2008) señalo que “La diabetes, en contraste con otros tipos de enfermedades hereditarias, no exhiben un patrón mendeliano, de herencia típica, atribuido a un defecto en un solo locus, sino que es una enfermedad compleja donde no se sigue un patrón y donde intervienen posiblemente múltiples genes. Estos factores genéticos que predisponen al desarrollo de nefropatía, integrados en el contexto de factores ambientales y demográficos, condiciones socioeconómicas, exposición a tóxicos, etnias, edad, etc., con factores clínicos coadyuvantes, diferentes terapias, etc., van a dar lugar a un fenotipo de enfermedad, donde indudablemente los factores genéticos han tenido su papel.”

enfermedad renal

Fisiopatología de la nefropatia diabética

La fisiopatología de esta enfermedad suele ser idiopática la mayoría de las veces, es decir, no se le conoce una causa conocida o es de origen desconocido. A pesar de ello, se sabe que es una enfermedad que puede ser adquirida, asociando esta situación a la presencia de cierta susceptibilidad genética en algunos pacientes que la llegan a desarrollar.

 

En el grupo de personas que presentan la posibilidad de desarrollar una nefropatía diabética, se encuentran aquellas que tienen antecedentes patológicos y/o familiares con problemas de hipertensión arterial. Este motivo ha promovido el estudio en varios marcadores genéticos, ejemplo de ello, el gen que codifica la enzima de conversión de Angiotensina II.

 

Para que se lleve a cabo el desarrollo de la nefropatía diabética, se necesita que el cuerpo se mantenga en una constante hiperglicemia. Las altas concentraciones de glucosa son las que promueven las alteraciones en la estructura de las matrices proteicas, favoreciendo los procesos de oxidación e inflamación, lo que a su vez provoca cambios a nivel anatómico del órgano renal, llevando luego a cambios fisiológicos.

A medida que se va desarrollando la enfermedad, empiezan a aparecer complicaciones microvasculares. En un paciente diabético, el aumento de la glucosa se metaboliza en sorbitol. Este aumento de sorbitol, puede provocar un aumento en la osmolaridad a nivel intracelular, esto situa alteraciones a nivel glomerular, endotelial y tubular; así mediante este mecanismo se producen procesos de fibrosis y esclerosis.

Manifestaciones clínicas

Al inicio de la enfermedad, en su etapa inicial, la nefropatía diabética es asintomática, y su diagnostico se basa en la detección de la diabetes junto con la microalbuminuria; esta ultima es un indicio de injuria renal (situación de perdida de la función renal), progresivamente se convierte en macroalbuminuria y es cuando ya se ha establecido la nefropatía diabética, con el tiempo va aumentando el deterioro renal.

Nuevos fármacos antidiabéticos

Los estudios en cuanto a fármacos antidiabeticos han progresado en los últimos años. Sin embargo, con algunos cambios de hábitos, asociados a la ingesta de ciertos medicamentos, se ha demostrado una disminución significativa en el daño renal.

Las personas que sufren de diabetes mejoran su estado de salud cuando: mejoran su dieta, pierden peso, le dan un cese al hábito del tabaco, controlan su nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, controlan su presión arterial, sobretodo si se produce con inhibidores del SRAA, específicamente inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y bloqueantes del receptor de la angiotensina II.

Canaglifozina

Es un inhibidor del cotransportador 2 de sodio-glucosa (iSGLT2) Este medicamento en conjunto con una dieta y programa de ejercicios apropiados, y en algunos casos en combinación con otros medicamentos, puede controlar los altos niveles de azucar en la sangre. La Canaflifozina esta indicado en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que tengan enfermedades cardiacas o de los vasos sanguíneos, para reducir el riesgo de muerte por ataque cardiaco. También está indicado en pacientes diabeticos y con enfermedad renal grave, para disminuir el riesgo de que llegue a una etapa terminal de la enfermedad.

En un estudio se provo la eficacia de la Canaglifozina contra la ERD, sea diabética o no. En estos ensayos, se observo el que los glucosúricos se emplearon asociados a inhibidores del SRAA y su beneficio fue independiente del efecto hipoglucemiante.

A pesar de todos los avances que se han suscitado, la progresión de la enfermedad renal diabetica no ha sido controlada. Aun si los niveles de glucosa en la sangre logran estabilizarse, si la enfermedad se encuentra, su progreso continuara, esto debido a la memoria metabólica. La hiperglicemia temporal, causa acumulaciones de los productos finales de glicación avanzada que provocan cambios epigenéticos (memoria metabólica).

Con el tiempo, se esperan fármacos que inhiban la AGE mejorando la memoria metabólica.

Bibliografía

Alfredo Michan Doña. La enfermedad renal en una persona con diabetes:¿cómo ha cambiado su abordaje? Departamento de Medicina. Hospital Universitario de Jerez. Instituto de Investigación e Innovación Biomédica de Cádiz (INiBICA). Cádiz. Consultado en: 28/08/2021. Disponible en: fundación diabetes.org

Barrio, F. Moreno, C. Castillo Torres, y J. K. Peñ. Esparragoza. 2019. Renal mmpairment in diabetes mellitus. Medicine. España 12(80):4735–44. Disponible en: medicineonline.es

Brenner BM, Cooper ME, de Zeeuw D, Keane WF, Mitch WE, Parving HH, et al. 2001. Effects of losartan on renal and cardiovascular outcomes in patients with type 2 diabetes and nephropathy. N Engl J. 345: 861-9. Disponible en: Pubmed

Lewis EJ, Hunsicker LG, Bain RP, Rohde RD. 1993. The effect of angiotensin-converting-enzyme inhibition on diabetic nephropathy. The Collaborative Study Group. N Engl J Med. 329: 1456-62. Disponible en: Pubmed

Rodriguez-Perez. 2008. Genes, diabetes mellitus y nefropatía diabética. Dial Traspl. 2008;29(3):137-8. Disponible en: elsevier

Tervaert TW, Mooyaart AL, Amann K, Cohen AH, Cook HT, Drachenberg CD, et al. 2010. Pathologic classification of diabetic nephropathy. J Am Soc Nephrol. 21: 556-63. Disponible en: Pubmed

Velasco, Pablos. 2017. Tratado de Diabetes Mellitus. 2 da edición. Disponible en: medicapanamericana

Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Si te gusto, comparte...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on VK
VK

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.