Cosmética natural y ecológica

La cosmética natural y ecológica han provocado una revolución en la industria. En la actualidad el sector de la cosmética ha tenido grandes avances y cambios que resultan favorables para muchas personas y para el ambiente mismo.

La tendencia actual hacia lo natural y eco amigable ha hecho que la industria cosmética responda a esta necesidad con el desarrollo de materias primas que vayan de la mano con esta tendencia.

Este sector de la cosmética aún representa un sector minoritario con respecto a la cosmética convencional, esto poco a poco se ha ido balanceando. Pero ¿sabemos nosotros, el consumidor promedio identificar un cosmético natural o un cosmético ecológico?

Las grandes marcas han ido cambiando la forma en como promueven sus productos y muchas de estas poseen líneas que se basan en activos naturales. Además existen marcas cuyos productos se basan únicamente en ingredientes naturales. Pero como identificamos un producto natural de un producto ecológico porque, no son lo mismo.

Quizás te pueda interesar: Mascarillas naturales o mascarillas químicas

Antes de entrar en materia sería bueno saber primero:

¿Qué se considera un cosmético?

En la Unión Europea legalmente un producto cosmético se define como: Toda sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto y/o corregir los olores corporales y/o protegerlos o mantenerlos en buen estado.

Principales ingredientes en un producto cosmético

  • Los principios activos: Son los aditivos de un cosmético que ejercen una acción concreta, ya sea limpiar, hidratar, tonificar, antitranspirante, antimanchas, protector solar, entre otros.
  • Los correctores: Son aquellos componentes que logran estabilizar la función del cosmético, no son necesarios pero, pueden ayudar a disminuir los efectos secundarios de algunos principios activos como, la irritación, el enrojecimiento, funcionan como calmantes. Pueden mejorar el olor, la homogeneidad, el espesor.
  • Los excipientes: Es el ingrediente que funciona como un vehículo del principio activo. Este se encarga de definir la forma del producto cosmético, si será un gel, una crema, un serúm. Además de ayudar a facilitar la aplicación y dosificación del principio activo. El excipiente más común es el agua, también se utiliza la glicerina.
  • Los aditivos: Es la composición que puede evitar el deterioro de un producto como los conservantes, además de mejorar la presentación del cosmético con, perfumes, colorantes.

¿Qué se define como cosmética natural y como cosmética ecológica?

Aún al día de hoy, no existe una definición oficial de lo que se considere cosmética natural o ecológica. Sin embargo, siguiendo el sector de producción de alimentos ecológicos, que sí está regulado, existen normativas privadas que han sido desarrolladas y que ordenan este tipo de productos a partir de la definición de normas y productos sobre lo que debería ser un cosmético natural o ecológico.

Estas normativas se basan en una serie de propuestas que todos los productos deberían cumplir, ya sea de porcentaje o del tipo de ingrediente que posee. A pesar de estos, en realidad no hay un criterio 100% homogéneo, aclara Montse Escútia, coordinadora del proyecto Ecoestética de la Asociación Vida Sana.

Según Ecocert los cosméticos que quieran entrar en estas consignaciones de natural o ecológico deberían cumplir con ciertos lineamientos:

  • La mayor parte de los ingredientes son naturales o de origen natural. Estamos hablando de un mínimo del 90%.
  • No se incluyen materias primas, especialmente compuestos químicos, sobre los que existen dudas sobre su inocuidad para el medio ambiente o la salud de las personas.
  • Utilizan procesos de transformación y elaboración respetuosos con el medio ambiente.
  • Se permiten ingredientes de origen animal siempre que no sean derivados de animales amputados o sacrificados específicamente para la elaboración del cosmético.
  • No están testados en animales ni el producto final2 ni ninguno de sus ingredientes.
  • No se admiten ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OGM), nanotecnología o irradiación.
  • Se suelen utilizar embalajes eco-responsables, reciclados y/o reciclables.

Diferencias principales entre la cosmética ecológica y la cosmética natural

Realmente no hay una diferencia bien marcada en cuanto a un producto natural y un producto ecológico a nivel de cosmética. Por lo menos, no por ahora.

Según Ecocert que es un organismo que tiene operaciones de control y certificación en 85 países del mundo, y que en relación con la dificultad de los consumidores de diferenciar un verdadero cosmético natural, ha desarrollado un sistema de referencia de cosméticos naturales y orgánicos, que incluso supera a la reglamentación convencional de productos cosméticos, ya que garantiza el respeto al medio ambiente en toda la cadena de fabricación y distribución tenemos que certifica dos tipos de cosméticos:

Cosmética natural y ecológica
Formulaciones orientativas según los requerimientos de Ecocert

Los cosméticos naturales:

  • Un mínimo del 95% del total de los ingredientes (incluyendo el agua) es natural o de origen natural.
  • Como máximo el 5% restante pueden ser ingredientes de síntesis, que forman parte de una corta lista restrictiva que incluye algunos conservantes y sustancias auxiliares.
  • Como mínimo el 5% del total de los ingredientes procede de agricultura biológica, que representa como mínimo el 50% de los ingredientes vegetales.

Los cosméticos ecológicos:

  • Como mínimo el 95% del total de los ingredientes es natural o de origen natural.
  • Como máximo el 5% restante pueden ser ingredientes de síntesis que forman parte de la lista restrictiva.
  • Un mínimo del 10% del total de los ingredientes procede de agricultura biológica, que representa como mínimo el 95% de los ingredientes vegetales.

Sin embargo, según el Reglamento CE 834/2007, si el cosmético contiene un porcentaje mínimo (alrededor del 95%) de ingredientes de origen vegetal y/o animal ecológicos certificados se considera cosmética ecológica. Si no cumple este requisito estamos hablando de cosmética natural.

Estas especificaciones realmente no dicen mucho al consumidor promedio. Pero son necesarias para que organizaciones como la Ecocert o Cosmebio le den el sello de certificación a las marcas que cumplen con estas normativas. Gracias a este sello de certificación ecológica o natural, podemos estar tranquilos que estamos adquiriendo un cosmético natural o ecológico.

Los ingredientes más comunes que se evitan en los cosméticos naturales son parabenos, propilenglicol, vaselina, aceites sintéticos(parafina, isohexadecano), siliconas, filtros solares químicos y tensioactivos (LSS).

¿Los cosméticos naturales o ecológicos poseen conservantes?

Pues este tipo de cosmético suelen poseer conservantes que sean permitidos por los organismos certificadores, o que tienden a ser menos agresivos con nuestra piel. Existen laboratorios o fabricantes que tienden a sustituir los conservantes por aceites esenciales y envasado al vacío.

Sin embargo, hay que destacar que la vida útil de estos cosméticos puede ser menor a un cosmético convencional, justo por la disminución en el uso de conservantes.

¿Estos cosméticos son completamente seguros frente a alergias y sensibilizaciones?

Ningún producto cosmético por más natural o ecológico que sea, esta fuera de la posibilidad de causar una reacción alérgica o sensibilidad. Evidentemente, se reducen las posibilidades de una reacción a un químico u conservante de un cosmético convencional, siempre y cuando la persona sea consciente del ingrediente que le produce la alergia o la sensibilidad.

Sin embargo, Los principios activos de un cosmético natural puede provocar una reacción. Recordemos que los ingredientes de origen natural son sustancias complejas que poseen muchos componentes y si bien, uno de estos es funcional para el efecto que se busca, puede tener otro que produzca algún efecto secundario. Además no todas las pieles reaccionan de la misma manera y las personas con cierto grado de sensibilidad, siempre deben tomar sus precauciones.

Bibliografía

  • M. TERESA ALCALDE.2008. Cosmética natural y ecológica. Regulación y clasificación. V. 27; N. 9. Disponible en: http://dica.minec.gob.sv/

    Paul T. Anastas y John C. Warner. 1998. Green Chemistry: Theory and Practice. New York: Oxford University Press. Disponible en: https:https://www.worldcat.org/

    Steve Troxler y Joseph W. Reardon. ¿Qué son cosméticos y como seleccionarlos? North Carolina. Department of Agriculture and Consumer Services Food and Drug Protection Division. Disponible en: https://www.ncagr.gov/

    Tatiana Mosquera Tayupanta. 2015. La investigación en la cosmética natural. Universidad Politécnica Salesiana. Quito-Ecuador. Disponible en: https://dspace.ups.edu.ec/

    ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 0 Promedio: 0)
    Si te gusto, comparte...
    Share on Facebook
    Facebook
    Pin on Pinterest
    Pinterest
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Share on VK
    VK

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.